IMPLANTES

Los implantes dentales reemplazan los dientes perdidos, sin necesidad de dañar los dientes contiguos, de una manera estética, funcional y eficaz.

Un implante consiste en una raíz artificial que se ancla en el hueso para proporcionar una base estable sobre la cual se coloca de forma firme y sólida, un diente reemplazado.

Habitualmente tiene forma roscada y está fabricado con materiales biocompatibles que no producen reacción de rechazo y permiten su unión al hueso perfectamente.

Con la ayuda de las nuevas tecnologías podemos colocar los implantes bajo anestesia local y en intervenciones de corta duración.

Beneficios de los implantes:
• Devuelven la belleza de su sonrisa.
• Proporcionan una masticación segura y estable.
• Sirven de apoyo a una prótesis completa haciéndola más segura
y confortable.
• Pueden sostener un puente fijo, eliminando dos problemas, el molesto uso de una prótesis removible y el desgaste de los dientes vecinos.
• Mantienen la integridad del rostro.
• No se produce pérdida ósea, dando un buen aspecto.
• Evita daños en dientes sanos adyacentes.
• Ofrece la posibilidad de volver a disfrutar de una gran variedad de alimentos.
• Es de fácil mantenimiento, como el de los dientes naturales.